¿Anarco-Autoritario?

Hace unos días, no demasiados, respondía yo a una pregunta en un foro de discusión sobre “¿Cuál sería el papel de un gobierno libertario (encabezado por quien respondiera) en caso de que hubiera manifestaciones públicas en su contra que podrían dar paso (o no) a una revolución socialista?”.  Mi respuesta fue “Ningún papel” por varias razones que enumero a continuación:

  1. Usar al estado para reprimir a los estatistas es una incongruencia.
  2. No es posición del Estado golpear o balacear ciudadanos a nombre del “bien común”
  3. Reprimir no es opción nunca. Es derecho del propio individuo el resistir la Opresión.

Este último punto podría no ser muy claro pero si partimos de que un derecho no puede ser tal si su aplicación violenta los derechos de otros, la seguridad pública no puede ser un derecho del individuo. ¿Por qué? Porque su aplicación requiere de dinero, dinero tomado por la fuerza en forma de impuestos y que no solo se utiliza para atender casos específicos sino también para pagar a la fuerza policial ociosa (no policías ociosos sino policías que están en la espera de un llamado), en otras palabras la policía no cobra por emergencia atendida sino por jornadas completas en las que bien pudo no ocurrir nada que requiriera su atención. Pagar a la policía sólo por emergencia limitaría la labor del individuo/policía quien tendría que quedarse en casa perdiendo el tiempo o realizar otra actividad que le deje dinero y tomar una decisión entre su segundo empleo, por ejemplo, o atender la emergencia. Es entonces, que dado que el individuo no paga por el uso personal de la seguridad pública sino por una parte de su uso que podría nunca necesitar, la seguridad pública no puede ser considerada un derecho. ¿No quedó claro?, explico: si la seguridad pública requiere de tomar dinero con violencia de unos para pagar por la propia y de otros  (así sea con flat-tax de 1%), violenta derechos y por lo tanto no es ni puede ser un derecho.

¿Cómo entonces podría defenderse la gente de la agresión?

Primero que nada, hay que subrayar las palabras “defenderse” y “agresión” y entender que si no existe agresión no puede existir defensa.

En ausencia de un Estado que “le defienda” la gente podría defenderse a si misma, no más, no menos. Podrían armarse si lo consideran necesario, podrían agruparse para defenderse o podrían contratar a un tercero para que los defendiera. La defensa sería mas efectiva que hoy por una cuestión sencilla, la Policía no puede defenderte materialmente de una agresión, puede colaborar en la aprehensión de un agresor pero tomaría mucha suerte que un policía apareciera en el momento justo para detener una agresión en proceso. Un policía no te puede defender de un posible homicidio pero si puede llegar a trazar tu silueta con tiza unas horas después y jurar sobre tu cadáver que atrapará al responsable.

Para algunos esta idea resulta inconcebible y, al no poderla entender, les provoca miedo y con el miedo les surge la necesidad de defender algo que, antes de iniciar la discusión, condenaban y fue así como alguien, que en la plática se autodenominó anarquista, me respondió diciendo que mi planteamiento era incorrecto y que en cambio habría que encarcelar a los manifestantes.

¿Encarcelarlos? ¿Aún cuando en el ejemplo no se planteó jamás un atentado a la vida, libertad o propiedad de nadie? El ejemplo hablaba de manifestaciones públicas en contra del gobierno que podrían dar paso a una rebelión ¿Bajo que cargos podría uno entonces encarcelar a los manifestantes? La respuesta de mi interlocutor fueron dos argumentos sorprendentes puesto que no eran palabras que jamás esperaría yo que salieran de la boca (o de los dedos) de alguien que se dice anarquista:

  1. La calle es pública, no de los manifestantes.
  2. Dado que las calles no están privatizadas y el gobierno las hizo con un motivo, hay que respetar su uso.  La calle la tiene el gobierno y el gobierno la hizo para que automóviles viajen en ellos, si los civiles entran en plena avenida y estorban entonces deben ser sancionados.

Y sin darme oportunidad de revirar me acusó de ser un “Anarco-Autoritario” y me hizo dos preguntas antes de abandonar la discusión. ¿Las calles son públicas, sí o no? Y ¿Las calles se hicieron con el propósito de que automovilistas viajen en ellas, sí o no?

Mis respuestas: Sí y; No exclusivamente.

Primero, el Estado no tiene propiedad legítima de las calles sino que se asignó a si mismo la propiedad de las mismas y bajo la excusa de que el Estado somos todos, las calles son públicas, y segundo; sí, la intención de pavimentarlas es para el transito de vehículos pero el que el estado arbitrariamente les destine un uso, no necesariamente quiere decir que ese uso sea el mejor posible. Bajo ese argumento sería posible encarcelar a las personas que cierran una calle para poner un mercado rodante que puede ser mucho mas útil y benéfico en una comunidad que tener una calle abierta al transito de autos que no beneficia más que a quien circula. Pero claro, ante la amenaza, nos resulta más fácil correr a escondernos detrás de alguien más grande que siquiera pensar en defendernos a nosotros mismos ¿Qué importa la Libertad si yo y los míos estamos seguros? Bueno, eso no lo responderé yo, le daré el honor a Benjamín Franklin quien acertadamente dijo:

“Aquellos que pueden dejar la libertad esencial por obtener un poco de seguridad temporal, no merecen, ni libertad, ni seguridad.”

El asunto es que la discusión para muchos no es “¿Quién me defiende de la agresión?” sino “¿Quién me defiende de los comunistas?”. Muchos no tienen problema en defenderse de ladrones y asaltantes pero cuando se habla de la amenaza roja inmediatamente voltean a pedirle al Estado que los reprima porque son una amenaza para la Libertad, y lo son, pero no es posición del estado reprimirles sino de los individuos defenderse y resistir la opresión. El comunismo es malo, muy malo, lo peor, pero cuando es voluntario, ¿Tendríamos que iniciar la violencia, sea estatal o privada, para detenerlo? O apegarnos al Principio de la No Agresión y permitir que profesen cualquiera que sea su creencia mientras no violenten Vida, Libertad ni Propiedad (legítimas, no asignadas arbitrariamente por el Estado) de los que no se adhieren voluntariamente a sus ideas.

¿Soy yo un Anarco-Autoritario por decir que no es correcto reprimir las opiniones contrarias a la Libertad?

¿Soy yo un Anarco-Autoritario? O simplemente soy congruente mientras que quienes piden que se reprima toda expresión contraria a su opinión no quieren aceptar que la Libertad no solo es para los liberales y libertarios sino para todos y cada uno de los individuos.

 

Please follow and like us:

3 Respuestas

  1. Ángel Corro dice:

    Mientras sus ideas y consignan no violen derecho alguno ¡Que sean tan huevones como quieran!

  2. Creo que aquí la cuestión es separar el concepto de “Estado” de “Gobierno”. Si no existiese Estado-Nación, sino comunidades o ciudades con autogobierno, y las calles fueran privadas, ¿no estarían en los dueños la desición de qué se permita que pase en ellas?

    • J. Torra dice:

      Claro que sería su decisión lo que ocurre o no en sus calles, podrían defender su propiedad de la forma que consideren justa o recurrir a seguridad privada. El asunto fue la pregunta original, ¿que haría un gobierno encabezado por mi? Nada porque no habría gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial