La educación privada no pide permiso

Desde nuestros inicios como especie civilizada (entendiendo “civilización” como la organización social estructurada),  la educación ha formado parte del entramado de las cúpulas que organizan a dicha sociedad. Ya sea en el Feudalismo milenario, en el Socialismo contemporáneo, o en cualquier sistema político de la actualidad, quien organiza es quien educa, y tan profunda es la costumbre que se volvió una impronta generalizada entre los individuos.

Se puede preguntar a cualquier persona en la calle (sin miedo a pecar de osado) si considera que la educación la debe organizar el Estado (o mejor diga “gobierno”, es más familiar esa palabra que personalmente no me agrada), y le puedo apostar que una abrumadora mayoría le dirá que sí.

El mundo cambia, y aunque parece que lo hace rápidamente  algunas cosas cambian con el pasar de décadas o siglos, y a cada enorme edificación “social”  le toca su tiempo de pasar a ser solo un recuerdo. Yo creo firmemente que a la educación superior, como monopolio del Estado, le está llegando la hora.

No nos alteremos, aunque a primera vista les espante a algunos un mundo sin educación pública en absoluto, la realidad golpea fuerte y me atrevo a decir que ya está sucediendo bajo nuestras narices, nunca pidió permiso y, lo que es mejor: funciona (reiterando que hablo de educación especializada, es decir educación superior).

En mi área de desempeño, que es la informática y las telecomunicaciones, al concluir mis estudios, me encontré (y actualmente mucho más que hace unos años) con que el título de la ingeniería (del cual aún carezco) era completamente irrelevante. En cambio los certificados que expiden variadas empresas como Oracle, Sun Microsystems, Microsoft o Cisco, tienen un peso decisivo a la hora de volverse “contratable”, o deseable, para una empresa del ramo.

No voy a ser muy específico sobre otros ramos, y aunque sé de muchas otras carreras en las que certificados de empresas privadas son mucho más valiosos que tu título universitario, lo dejo a su criterio para juzgar su ramo particular de estudios y su relación con el presente artículo.

¿Por qué el certificado de una empresa privada es más convincente que un título que tomó 5 años obtener?

Siendo muy generales, lo primero que me salta a la vista es  la idea de que la educación necesariamente tiene que ver con el Estado y, al menos en nuestro país (y sé de algunos otros), a las empresas serias (“serias” en tanto que se tiene una organización perfectamente estructurada para crecer y desarrollarse saludablemente) el Estado no les provoca precisamente confianza. Algunos podrían argumentar que universidades como ITAM mantienen autonomía y son privadas, lo que no debato; sin embargo sus egresados se titulan y piden autorización a la SEP para tener título, y se registran en la misma SEP para tener cédula profesional. En otras palabras, no escapan del Estado.

Otra de las razones de esta confianza casi ciega en los certificados de empresas privadas tiene que ver con que las mismas empresas conocen a la perfección las necesidades del Mercado, en este mismo instante y en un futuro cercano, algo que a las universidades generalmente les ha faltado prácticamente desde siempre. Hace siglos el desarrollo de la sociedad era más lento, lo que hacía que un egresado pudiera aplicar perfectamente sus conocimientos en el Mercado laboral mientras se mantuviera en el. Y aunque en la actualidad quien estudia ciencias duras, y algunas otras ciencias, puede aplicar perfectamente sus conocimientos, el grueso de egresados, es decir la gran mayoría de los que se insertarán en empresas diversas con sus conocimientos, están muy atrasados en dichos temas, y sus planes de estudios son obsoletos. El mundo está cambiando tan rápido que no hay una sola universidad en el mundo (al menos en mi ramo) que tenga planes de estudios actualizados lo suficiente. La planificación centralizada muestra sus fallos en cada egresado, con conocimientos obsoletos, que genera.

Y por último seré más didáctico. Imaginemos que Volkswagen desarrolla un auto volador (ya ¡por favor!), genera un nuevo Mercado de Ingenieros Mecánicos especializados en estos nuevos vehículos, los lanza a la venta e inmediatamente hay miles y miles de centros de reparación que están automáticamente obsoletos y completamente incapacitados para reparar dichos artefactos.

¿Quién creen que va a ser mejor para educar mecánicos para reparación de los supuestos autos voladores, Volkswagen, o una universidad (incluso la mejor del mundo)?

Yo me atrevo a decir, sin miedo al ridículo, que Volkswagen, al momento mismo en que lanza sus nuevos vehículos, ya tiene una flotilla de mecánicos que previamente capacitó para lo que se venía. Una empresa privada, no un sistema educativo obsoleto y dependiente de un planeador central que desconoce completamente como se comportará el Mercado en cuatro o cinco años.

Tal vez es muy apresurado apostar por lo que yo planteo, pero en mi particular visión de un futuro en sociedad, veo que la educación, como la conocemos, va a desaparecer, mostrándonos al mismo tiempo que el Estado no puede hacer otra cosa que fallar a la hora de planear, controlar, y registrar, la educación de su sociedad.

Please follow and like us:

Podría también gustarte...

2 Respuestas

  1. (Hablando de Torreón)El que en muchos casos un licenciado recién egresado, cuando encuentra trabajo de lo que estudió, empiece ganado menos que un albañil (sin demeritarlo, solo que él logró eso sin estudiar tanto), nos habla del error que cometen tanto gobierno (por dar carreras sin demanda) y de estudiantes (que estudian algo que no les va a redituar)

  2. adrian24680 dice:

    ¿Y cuando el problema son las empresas? En particular el caso del software, yo hoy en día estaría bien con Windows 98 y office2000, además empresas como Apple se especializa en “obsolescencia planeada” además de restringir el potencial del software al no dar acceso al usuario de editar el código fuente. Las empresas de sw no son capitalistas, ¿que empresa se crea por 2 estudiantes y crece más que gmc? Pocas y convirtiéndose en monopolios cerrando esa “ventana” de oportunidad a otros emprendedores. Por si fuera poco colaboran con nsa. El sw no es el único caso el “management” tiene como consigna principal ‘el incremento de la riqueza de los accionistas en el largo plazo’ más no crear mejores productos para los consumidores .en algunos casos estos intereses pueden no coincidir…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial