LAyA – El ABC del anarcocapitalismo, parte 1

Please follow and like us:
error

Hugo González M.

Miembro fundador del MLM, anarcocapitalista, ingeniero y administrador de sistemas, productor y anfitrión del programa RadioBarraLibre en el podcast libertarios.info/podcast.

3 Respuestas

  1. Carlos dice:

    Estoy en total desacuerdo con ustedes cuando afirman que Kinsella ha cerrado el tema de la propiedad intelectual (PI) en el mundo libertario. Entiendo que de la tesis principal de Kinsella se deriva la idea de que en el tema de la PI no puede haber conflictos porque no hay escasez, tal y como ocurre con otros recursos. No comprendo como alguien puede mantener una falsedad tan evidente. Es indudable que en el tema de la PI puede haber conflictos; de hecho, todos los días hay demandas en los tribunales por vulneración de patentes y copyrights. Es más, el tema de la PI puede ser considerado, en sí mismo, como un asunto de conflicto de intereses entre unas personas que quieren ser remuneradas por su trabajo y otras que se niegan a pagarlo, ya sea por tener una ideología contraria a la PI o por simple avaricia y tacañería. Por lo que creo que el asunto de la PI no puede ser enfocado como un asunto de escasez sino como un tema de conflicto de intereses entre particulares; algo que está en un nivel muy diferente al que propone Kinsella.

    Además, me parece que fundamentar el derecho de propiedad en la escasez de los recursos es un error muy peligroso. Según este razonamiento, se puede llegar a argumentar que si en un pueblo hay diez habitantes y cada uno tiene dos coches, entonces, la propiedad de esos vehículos debe ser comunal y no privada, ya que no hay escasez de vehículos. Entiendo que si una persona ha trabajado honradamente y, con el dinero que ha ganado, ha comprado dos coches, esos vehículos deben ser suyos. Nadie más debe tener derecho a usar esos coches con la disculpa de que no son escasos en el lugar. Las cosas deben ser propiedad de quien las ha producido, sin importar si son escasas o no. De lo contrario, se corre el peligro de caer en la justificación del socialismo y del robo de los bienes ajenos.

    Otro importante argumento que veo a favor de la propiedad intelectual es el hecho de que, como la economía austríaca explica, sin propiedad privada no hay precios y, sin precios, el cálculo económico es imposible, con lo que la economía va, inevitablemente, al caos. Lo que nos lleva al hecho de que sin PI es muy difícil saber cuales son las investigaciones más necesarias para el desarrollo de la productividad humana, ya que no se puede hacer un cálculo correcto de costos-beneficios-pérdidas. ¿Qué programas informáticos deben ser desarrollados ya que son más útiles para los usuarios? ¿En qué campo de investigación deben invertir más recursos las empresas farmacéuticas y tecnológicas? Me parece que toda la teoría austríaca de los precios es absolutamente aplicable al asunto de la propiedad intelectual.

    Por otra parte, creo que el asunto de la PI tiene un claro componente moral. Los hombres que dedican su vida a la investigación y a la creación artística necesitan recibir una justa compensación económica por su trabajo para poder sobrevivir. Moralmente, la sociedad les debe dar una remuneración acorde con los beneficios que sus ideas e innovaciones producen en los demás. Si no, difícilmente ellos podrán seguir investigando y creando. Además, ¿quién va a invertir capital en investigación, si después no va a poder obtener un beneficio por ello? ¿Cómo va a poder mantenerse en pie una productora de cine si todo el mundo piratea sus películas y no paga por verlas? Los economistas liberales saben muy bien que difícilmente alguien va invertir sus ahorros en una empresa que sabe que no va a dar beneficios.

    En mi modesta opinión, una comunidad libertaria que no respete la PI va a tener muy poco futuro. Apuesto que en ella van a querer participar muy pocos investigadores, inventores, diseñadores, novelistas, compositores de música, cineastas, etc.

  2. Carlos dice:

    Estoy en total desacuerdo con ustedes cuando afirman que Kinsella ha cerrado el tema de la propiedad intelectual (PI) en el mundo libertario. Entiendo que de la tesis principal de Kinsella se deriva la idea de que en el tema de la PI no puede haber conflictos porque no hay escasez, tal y como ocurre con otros recursos. No comprendo como alguien puede mantener una falsedad tan evidente. Es indudable que en el tema de la PI puede haber conflictos; de hecho, todos los días hay demandas en los tribunales por vulneración de patentes y copyrights. Es más, el tema de la PI puede ser considerado, en sí mismo, como un asunto de conflicto de intereses entre unas personas que quieren ser remuneradas por su trabajo y otras que se niegan a pagarlo, ya sea por tener una ideología contraria a la PI o por simple avaricia y tacañería. Por lo que creo que el asunto de la PI no puede ser enfocado como un asunto de escasez sino como un tema de conflicto de intereses entre particulares; algo que está en un nivel muy diferente al que propone Kinsella.

    Además, me parece que fundamentar el derecho de propiedad en la escasez de los recursos es un error muy peligroso. Según este razonamiento, se puede llegar a argumentar que si en un pueblo hay diez habitantes y cada uno tiene dos coches, entonces, la propiedad de esos vehículos debe ser comunal y no privada, ya que no hay escasez de vehículos. Entiendo que si una persona ha trabajado honradamente y, con el dinero que ha ganado, ha comprado dos coches, esos vehículos deben ser suyos. Nadie más debe tener derecho a usar esos coches con la disculpa de que no son escasos en el lugar. Las cosas deben ser propiedad de quien las ha producido, sin importar si son escasas o no. De lo contrario, se corre el peligro de caer en la justificación del socialismo y del robo de los bienes ajenos.

    Otro importante argumento que veo a favor de la propiedad intelectual es el hecho de que, como la economía austríaca explica, sin propiedad privada no hay precios y, sin precios, el cálculo económico es imposible, con lo que la economía va, inevitablemente, al caos. Lo que nos lleva al hecho de que sin PI es muy difícil saber cuales son las investigaciones más necesarias para el desarrollo de la productividad humana, ya que no se puede hacer un cálculo correcto de costos-beneficios-pérdidas. ¿Qué programas informáticos deben ser desarrollados ya que son más útiles para los usuarios? ¿En qué campo de investigación deben invertir más recursos las empresas farmacéuticas y tecnológicas? Me parece que toda la teoría austríaca de los precios es absolutamente aplicable al asunto de la propiedad intelectual.

    Por otra parte, creo que el asunto de la PI tiene un claro componente moral. Los hombres que dedican su vida a la investigación y a la creación artística necesitan recibir una justa compensación económica por su trabajo para poder sobrevivir. Moralmente, la sociedad les debe dar una remuneración acorde con los beneficios que sus ideas e innovaciones producen en los demás. Si no, difícilmente ellos podrán seguir investigando y creando. Además, ¿quién va a invertir capital en investigación, si después no va a poder obtener un beneficio por ello? ¿Cómo va a poder mantenerse en pie una productora de cine si todo el mundo piratea sus películas y no paga por verlas? Los economistas liberales saben muy bien que difícilmente alguien va invertir sus ahorros en una empresa que sabe que no va a dar beneficios.

    En mi modesta opinión, una comunidad libertaria que no respete la PI va a tener muy poco futuro. Apuesto que en ella van a querer participar muy pocos investigadores, inventores, diseñadores, novelistas, compositores de música, cineastas, etc.

  3. Carlos dice:

    He escuchado todas las criticas que habéis hecho a mi comentario anterior en un podcast posterior. Comprendo perfectamente que mi ejemplo de los coches no es teóricamente correcto. Lo que he intentado con él, es advertir del temor que tengo a que argumentos similares, por muy falaces que sean, puedan ser utilizados para justificar el robo de la propiedad ajena. De sobra sabemos que los socialistas, para respaldar sus saqueos, son capaces de inventar cualquier razonamiento aunque sea retorcido y erróneo.

    Sigo creyendo que todos los argumentos que os he expuesto a favor de la propiedad intelectual son válidos. Os recomiendo que veáis la conferencia “De la razón a la aberración: una autocrítica de errores liberales”, en la que Francisco Capella critica a Kinsella y defiende la postura de que la propiedad intelectual es un tema de conflicto de intereses entre personas que debe ser solucionado mediante reglas que permitan la convivencia. Y, en este caso, el concepto de escasez no es válido para establecer reglas ya que esto no resuelve, en absoluto, el conflicto entre las partes. Estoy totalmente de acuerdo con los razonamientos de Capella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial