Postura oficial ante el impuesto propuesto a las bebidas azucaradas

México D.F. martes 11 de diciembre de 2012.

El Movimiento Libertario de México rechaza el impuesto a bebidas azucaradas.

El Movimiento Libertario de México se oponea la creación de todo nuevo impuesto y aboga por la mayor reducción posible de éstos.

Asimismo, nosotros no reconocemos legitimidad en la imposición que ningún individuo o colectivo quiera llevar a cabo sobre las decisiones individuales. Como defensores de la libertad individual rechazamos todo acto que atente contra ella.

Por estos motivos, y basados en nuestra Declaración de Principios, tras analizar la propuesta para un impuesto a los refrescos, hecha por senadores de diversos partidos al Senado de la República, el Movimiento Libertario de México comunica que:

  • Rechazamos el impuesto a los refrescos y otras bebidas azucaradas.

  • Consideramos que este impuesto constituye una violación a los derechos individuales y a la libertad individual si se tiene en cuenta la naturaleza violenta de todo impuesto.

  • El impuesto a los refrescos, que tiene por fin reducir el consumo de refrescos, da por hecho que el Estado posee legitimidad para dictar a los ciudadanos qué beber o de qué alimentarse.

  • Al dar por hecho que el Estado debe dirigir nuestra alimentación, los impuestos al refresco niegan la propiedad de los ciudadanos sobre su cuerpo y su vida. Sin dicha propiedad, ningún otro derecho es posible

  • Consideramos que existe una intención fiscal detrás de esta agresión a la libertad para elegir más allá de los argumentos de salud pública que se han esgrimido para proponer este nuevo impuesto.

Please follow and like us:

9 Respuestas

  1. RaCology dice:

    Bien, a muchos les puede parecer banal oponerse a uno de tantos impuestos más y peor aún uno que tiene que ver con esos “malditos” refrescos. Pero estos muchos que pueden verlo de esa forma, les invito a reflexionar que la consecuencia de ceder en casos concretos (aquí es aceptar un impuestito más) es ceder poco a poco a principios más generales. Y como bien dice esta postura, ese principio es la libertad individual para decidir por nosotros mismos qué queremos y cuando queremos consumirlo. Este impuesto implica, cualquiera que sea su pretexto o motivo real, que la inteligencia y la habilidad para razonar de todos los mexicanos es tan deficiente que entonces los “brillantes” senadores (quienes quizá piensan que están por encima de esta deficiencia) deben tomar medidas para protegernos del azúcar. Si se permite este impuesto se abre la puerta a que, más tarde, una de estas mentes “brillantes”, tenga la ocurrencia de que lo mejor es prohibir el azúcar o pretenda obligarnos a todos a realizar una o dos horas de ejercicio so pena de cárcel. ¿Autoritarismo? ¡NO! -dirán los defensores de las “buenas intenciones” del Estado: “Es por la salud pública, es por el bien de México”. Yo pienso que el consumo inmoderado de Tamales y antojitos también es un peligro para la salud individual, no me gustan mucho y los consumo poco, pero sé que no voy a andar por allí buscando prohibir los Tamales y los antojitos (chin: creo que acabo de darle una idea a algún senador que pretenda innovar en el arte de seguirnos jodiendo).

  2. Cabeza fría ante todo, y no siempre suponer el peor escenario. Me llamó mucho la atención una oración en particular: ” . Si se permite este impuesto se abre la puerta a que, más tarde, una de estas mentes “brillantes”, tenga la ocurrencia de que lo mejor es prohibir el azúcar o pretenda obligarnos a todos a realizar una o dos horas de ejercicio so pena de cárcel”

    Esto evidentemente refleja cierta paranoia, a mi punto el argumento es bueno, es convincente pero infundado, si bien es cierto que en esencia los impuestos son un robo, para cada ser individual, el asunto es que sometidos ante un “estado de derecho” no a una semidictadura que se esta orquestando para a final de cuentas quedarse con todos nuestros ingresos, el asunto es que durante 20 años se ha intentado hacer algo respecto a los refrescos, esta iniciativa realmente no es nueva, y es que incluso la OMS declara que actualmente México es el 2do lugar en sobrepeso y obesidad en adultos, y el 1ro en obesidad infantil, y la cifra a ido en incremento, siendo el país donde la pepsi y sobre todo la COCA COLA, tiene la mayor presencia en el mundo, tal es el asunto que incluso e comunidades muy marginadas, donde no existe acceso a agua potable, pero donde la coca no falta en la mesa, asi como sabritas y comida chatarra, EL ASUNTO es que no esta implicado lo de la obesidad, como consecuencia del consumo excesivo de dicha vbebida, por su alto contenido de carbohidratos superefinados, sino tambien la diabetes e hipertensión, en conjunto el SINDROME METABOLICO, aqui el problema es que no comprende la dinamica del impuesto en productos nocivos y su beneficio a mediano y largo plazo para la salud, y los ahorros económicos, en servicios de salud, por complicaciones de dichas enfermedades.
    USTED TIENE TODO EL DERECHO , DE TOMAR UNA COCA, SI SE LA PUEDE COSTEAR, QUE SON 1.75 pesos mas o menos, por litro de refresco es cuestión de principios y de libertad individual, el asunto es que ese dinero que no se recaudo, y que pudo haber sido destinado a programas enfocados a abastecer el agua potable, o a servicios de salud, para otras enfermedades digamos CANCERES, se irán directamente en los gastos por Dialisis o Hemodialisis, Terapia intensiva, Cirugías de Pie diabetico, cateterismo cardiaco y demas medidas para combatir las complicaciones del Sindrome Metabolico, y entonces se quejara porque los impuestos, no están enfocados en otros servicios públicos que sean mas de su agrado, cuando precisamente se pudo haber evitado la situación. Por último yo soy un poco más pesimista respecto a mi gente, bueno en realidad sobre la humanidad, creo que sobrestima demasiado la inteligencia de las personas, créame que por mas que se gaste en dar información a la gente, y aun con gran cobertura en programas preventivos, la gente no entiende, o prefiere ignorarlo, (añádele que el azuzar esta demostrada que en exceso es adictiva y mas con los colorantes que le echan a la coca), por eso hay que darles donde más les duela, SU ECONOMIA, asi buscaran otras vías mas sanas de satisfacer su sed.

    • Como que alguien no ha escuchado la frase “El respeto al derecho ajeno es la paz”, a mi no me interesan las explicaciones sobre “los beneficios” de dicha propuesta, no le concedo a nadie permiso a tomar decisiones por mi. Le exijo, por el respeto más elemental que debe haber entre individuos, que se dedique a sus propios asuntos y no interfiera o apoye a quien pretende entrometerse en mi vida. Sinceramente reflexione sobre el abuso que significa coaccionar a las personas, póngase en lugar de las victimas que pierden su libertad en nombre de las buenas intenciones.

  3. RaCology dice:

    A Marco A King, le parece que pensar en principios abstractos como la libertad individual “refleja cierta paranoia” y nos invita a mantener la calma y tener “cabeza fria ante todo y no siempre suponer el peor escenario”. ¿No le parece Marco que pensar en casos concretos sin considerar los principios abstractos que están en juego es peor que pecar de paranoico?

    La prohibicion del alcohol en USA, se decreta en 1920 pero no tiene inicia allí sino mucho antes tambien con la aceptación de las premisas de grupos prohibicionistas y existen ejemplos más graves. Pero a lo que quiero llegar es que la libertad puede perderse de tajo, por ejemplo si uno es derrotado y forzado a convertirse en un esclavo por un enemigo superior (y no me refiero al caso histórico de esto sino que piense usted en la trata de personas) pero tambien se puede perder poco a poco a medida que uno va cediendo ante las premisas de quienes tratan de convencernos y obligarnos a pagar o sacrificar un poco (para usted solo es cuestion de 1.75 pesos) para supuestamente obtener un beneficio mayor (un beneficio que usted piensa en términos colectivos, externalizando y pasando el gasto de un problema individual al resto de individuos de la sociedad).

    Yo no estoy pensando exclusivamente en los detalles, es decir, a mi no me interesa si el precio en concreto es de 1.75 pesos o 75 centavos. Yo pienso en cuánto me cuesta en razón de principios. En este sentido, la cuestión es que un grupo de personas como usted (y voy a seguir su sugerencia y a suponer lo mejor pensando que efectivamente todos ustedes tienen muy buenas intenciones) tratan de imponernos a todos por la fuerza (porque un impuesto se hace al final de cuentas cumplir con el uso de la fuerza) una medida que ustedes juzgan justa y benéfica.

    Pero yo no me dejo engañar por sus premisas y lo primero que pregunto es ¿justa y benéfica para quién? Le informo, Marco, que yo no tengo problemas de sobrepeso, no soy muy atlético pero hago ejercicio cinco días a la semana. No soy consumidor habitual de bebidas gaseosas azucaradas. Y vea usted lo que pasa: si luego de una semana de mantener mi salud haciendo ejercicio, y dado que no soy adicto a las gaseosas ni tengo problema de sobrepeso ni diabetes, decido obsequiarme premiando mi esfuerzo con una insignificante Coca Cola (al menos que el paranoico sea usted y crea que una Coca Cola de vez en cuando va a matarme) ustedes me castigan obligándome a pagar un 20 o 30 % más del costo (un costo ya elevado por culpa de otros gravámenes a diferentes materias primas y procesos en su elaboracion). Ahora bien, por otro lado, aumentar el costo no detiene al obeso que es adicto a las gaseosas (suponiendo además que ese sea el único factor de su obesidad), lo unico que hacen es principalmente dañar su bolsillo y si el gordo es pobre pues peor (porque se supone ustedes quieren protejerlo, vaya). Pero fijese lo que pasa si este obeso enferma por culpa de su comportamiento irresponsable: él resulta beneficiado porque sus gastos médicos, segun ustedes, van a cubrirse en parte con con el costo “castigo” (o botín, yo diría) que nos han obligado a pagar a todos, incluso a quienes probablemente nunca vamos a recurrir a todos esos tratamientos que usted menciona. El obeso que experimenta el problema obtiene más beneficios que aquellos que mantenemos nuestra salud. ¿Nota usted alguna contradiccion? ¿O va a eludir el argumento otra vez tachándome de paranoico?

    Yo sé que usted y mucha gente como usted alegan que el costo de tratar particularmente a cada obeso enfermo ya se pasa a toda la sociedad. Y en este caso primero demuestre usted que efectivamente cada obeso enfermo recibe un tratamiento adecuado de parte del Estado y con ayuda de nuestros recursos via impuestos. Pero hay un error en esa premisa, porque usted da por hecho que esto es así y sin cuestionar porque deberia serlo (¿ve lo malo de ceder poco a poco a los principios?) y para corregir esa medida ya intervencionista que arroja malas cuentas usted y todos los defensores de esta medida que usan este argumento EXIGEN otra nueva intervención en lugar de cuestionar la primera. Yo no estoy de acuerdo con ninguna intervencion en primer lugar. Si pusiera usted atención y reflexionara con “la cabeza fria ante todo” se daria usted cuenta de que la evidencia es la que me hace ser paranoico, porque: EL RESULTADO NEGATIVO DE CADA INTERVENCION DEL ESTADO TIENE TRAE COMO CONSECUENCIA PROBABLE OTRA INTERVENCION”. Lo anterior genera una retroalimentacion negativa sin fin: intervención-problema-intervención-problema.

    Ahora yo le pregunto otra cosa a usted tan intesado en el bienestar de la sociedad: ¿No ha pensado que dentro de la industria refresquera no es sólo la economia de las compañías (que usted y otros siempre tachan de demonios y que conste que no lo llamo paranoico, sino tal vez sólo supersticioso) la que se ve afectada por esta medida? Me dirigo a usted en sus propios términos, de solidaridad con la sociedad y las causas sociales, y le invito, ahora yo le invito, a que piense en quien siembra caña, en quien la corta, en quien maneja el camión, en el embotellador, en el tendero, etc, y por último en el consumidor.

    Si usted esta tan preocupado por fomentar un buen hábito en relación al consumo de las gaseosas trabaje para conseguir financiamiento voluntario, puede crear su fundación, pedir cooperacion VOLUNTARIA y crear campañas, folletos, libros, talleres, etc., que EDUQUEN e INFORMEN. Haga usted ejercicio y sea un ejemplo, ¿es usted gordo? Si lo es, haga algo al respecto con su propio esfuerzo y predique con el ejemplo.

    Por último, usted dice que “yo soy un poco más pesimista respecto a mi gente, bueno en realidad sobre la humanidad, creo que sobrestima demasiado la inteligencia de las personas…”. NO, NO LO HAGO, EN ESTE MUNDO HAY PERSONAS BRILLANTES PERO LA MAYORIA NO LO SOMOS, POR ESO, YO LE PREGUNTO ¿ESTA USTED TAN SEGURO DE QUE ESTA MEDIDA ES LA MEJOR FORMA DE COMBATIR LA DIABETES Y LA OBESIDAD? ¿CONFIA USTED CIEGAMENTE EN LA SAPIENCIA DE SUS PROPONENTES COMO PARA ESTAR DE ACUERDO E IMPONERLA POR LA FUERZA A TODO EL RESTO?

    Yo soy un libertario, amo y aun confío en la humanidad porque en esa categoria tambien estoy incluido y odiarla o desconfiar siempre de ella es odiarme y desconfiar siempre de mi mismo y no puedo darme ese lujo, pues tampoco soy ingenuo, tengo los pies en la tierra, mi mejor arma es mi mente. Confío en mi inteligencia. Conozco mis limites y sé que no soy omnisciente ni infalible. Eso ultimo contituye la principal razón POR LA QUE NO LE IMPONGO A NADIE MIS IDEAS O LO QUE JUZGO CORRECTO, Y por esa misma razón NO PERMITO QUE OTROS, SIN IMPORTAR LAS BUENAS INTENCIONES QUE PUEDAN TENER, ME IMPONGAN POR LA FUERZA AQUELLO QUE CONSIDERAN CORRECTO PISOTEANDO MI LIBERTAD PARA DECIDIR Y JUSTIFICANDOSE CON LA TONTERIA DE QUE LO HACEN POR MI PROPIO BIEN. Usted dice que soy libre para comprar o no un refresco, que mi libertad no se ve afectada, pero eso es un truco para ponerle una cortina de humo a sus verdaderas premisas, las premisasde gente como usted (si se da o no cuenta) son: ALGUIEN SABE MEJOR QUE TU LO QUE TU BIENESTAR ES Y COMO TU NO LO SABES (y ahi viene su ridicula conclusión) ESE ALGUIEN TIENE EL DERECHO, POR TU BIEN, DE IMPONERTE LO QUE DEBES O NO DEBES HACER Y PUEDE CASTIGARTE (con cárcel, garrote o impuestos, es igual) SI NO HACES LO QUE ESE ALGUIEN JUZGA DEBERIAS HACER.

    Ahora digame usted quien sobrestima demasiado la inteligencia de ciertas personas mientras duda de suya.

    Si a pesar de esto le sigo pareciendo a paranoico, entonces tiene usted razón, lo soy. Yo no acepto argumentos por intimidación.

    Y por cierto, si escribí todo esto no es por atención a usted o porque usted me parezca tan importante como para dedicarle esta larga respuesta, es por respeto a otros libertarios y a cualquier otra persona pensante que pudiera leerlo. Saludos a ellos.

  4. RaCology dice:

    Disculpen por algunos errores del texto de arriba, se me colaron palabras del borrador mientras lo escribia, odio eso, espero sepan notarlas y pasarlas por alto sin dañar el sentido de lo expuesto. Lamentablemente lo escribí de un dispositivo móvil, también se me pasaron algunos acentos. ;p

  1. 2014/05/15

    […] país ha sido la del rechazo al impuesto en bebidas azucaradas.  A través de varios artículos, declaraciones, podcasts y las redes sociales, logramos posicionarnos como un grupo que se oponía al aumento de […]

  2. 2014/10/23

    […] país ha sido la del rechazo al impuesto en bebidas azucaradas.  A través de varios artículos, declaraciones, podcasts y las redes sociales, logramos posicionarnos como un grupo que se oponía al aumento de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial