Diario de un libertario 14/11/2014 (Pazos y sus libros)

Diario de un libertario 14/11/2014

Antier fui a la Escuela Libre de Derecho. Me invitó el Doctor Santos Mercado a la presentación del último libro de Luis Pazos, Políticas Económicas. Fue una presentación muy concurrida, Pazos es bastante conocido. Me sorprendió ver entre los comentaristas del libro a un abogado que fue mi profesor en la Facultad de Derecho, Manuel Munive Páez; últimamente me encuentro a todo el mundo. No hablaré nada del libro, no lo he siquiera hojeado, no lo compré. Sin embargo quería contar algo que pocos saben.

Cuando tenía 11 años, mi profesor de sexto de primaria, Ricardo Vega Gutiérrez, nos contó que él había leído teorías de un gran hombre y que siendo maestro de primaria descubrió que había una escuela con el nombre de su ídolo y se propuso dar clases en esa escuela (cosa que logró). La escuela se llama Carlos Marx, sigue funcionando y ha sido escuela de muchos muchos conocidos y amigos míos. Pues bien, este profesor quería que comenzáramos nuestra senda por el pensamiento socialista, sobre todo yo que era el niño de 10 de la escuela y nos puso como tarea leer algunos libros. No recuerdo ya los detalles pero leí El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre, de Engels. Hasta hace poco conservaba la tarea que le mandé al profesor donde le decía que era el mejor libro que había leído (quería quedar bien con el profe) pero  la verdad el libro de Engels me aburrió. Sin embargo esta es sólo la parte que recordaba y hace algunos años recordé otro detalle de esa historia y fue que, mi maestro de primaria, con verdadera vocación como maestro, a pesar de ser marxista quería que conociera otro punto de vista e hizo que leyera, y aquí es donde entra Luis Pazos en escena, el libro ¿Donde vivir mejor…  …sin gobiernos corruptos?, obviamente de Pazos. Este último libro está hecho con dibujos, una onda tipo Rius pero con dibujos malos, donde Pazos contrasta al capitalismo con el socialismo. Digo que el profesor quería que yo los leyera y no que todos mis compañeros de sexto de primaria los leyeran, pues estoy seguro de que ninguno de mis compañeros leyó más allá de las primeras hojas. Además creo que sólo había que leer uno pero a mí me gustaba leer y leí los dos. El libro de Pazos me pareció extraño, algo carente de sentido pues “capitalismo” y “socialismo” eran términos ajenos a mí y lo que único que yo sabía del socialismo era que “allá todos comían carne”, bueno eso decía mi profesor.

Le comentaba a mi buen amigo Hugo González, que aunque para un niño los temas “socialismo” y “capitalismo” puedan parecer sin sentido, lo cierto es que en mi caso y gracias a que yo leí los dos libros, el de Engels y el de Pazos, fue la primera vez que yo tuve que leer dos visiones antagónicas sobre un mismo asunto y que eso era avanzar más allá del mundo de un niño en donde todo es de una sola forma. Hugo me dijo que cuando eres niño, si tu papá te dice algo o tu profesor, pues ese algo es la verdad y ya.

Después de diez años comencé a estudiar economía y en la carrera, ya leyendo yo a Mises, Hayek, Rothbard y todo lo que encontraba sobre escuela austriaca de economía, de vez en cuando me topaba con un libro de Pazos en el que él decía mal que bien lo mismo que en los libros de los grandes maestros, pero de manera más coloquial pues al fin eran libros de divulgación. Yo reprochaba mucho a Pazos que no citara a nadie ya que era obvio que él había leído a algunos de aquellos grandes maestros pero nunca los mencionaba. Supongo que en otros de sus libros lo hace, sobre todo en los recientes, pero en lo poco que yo leí de él nunca lo encontré.

Como sea, y esto tambíen se lo comenté a Hugo, Pazos debe ser el economista más leído en México, algo que no me gusta pero a la vez ojalá lo leyeran mucho más. Es una contradicción lo que yo digo aparentemente, pero en realidad no. Digo que no me gusta que sea el más leído porque preferiría que el más leído fuera Mises o Rothbard, o Huerta de Soto, o alguno de los grandes. Sin embargo la labor de Pazos difundiendo las virtudes del capitalismo y la libertad me resulta valiosa y ojalá que sus libros se leyeran el doble y no las cosas que yo como economista tuve que leer.

No se me malentienda, yo no soy fan de Pazos, nunca lo fui, tampoco fui liberal nunca. Soy anarcocapitalista. Tampoco soy lector de la obra de Pazos, he leído algunas cosas. Lo que sí leía muy seguido eran sus artículos del Cisle, ya que yo fui uno de sus primeros suscriptores hace ya  muchos años, pero muchos. Eran artículos buenos en su mayoría, muy al punto y ya, como Pazos lo suele hacer. Lo que reconozco es su labor prolibertad y tal vez, sólo tal vez (no tengo manera de saberlo) algo en aquel contraste que hice tan niño al leer a Engels y Pazos, afectó de manera positiva mi personalidad y contribuyó a que después de 12 años me convirtiera en libertario y nunca fuera liberal (risas).

Se me olvidaba mencionar que cuando niño se hizo un concurso en los sextos años para ver quién era el alumno más destacado del sector, yo gané, y a los primeros que derroté fue a los alumnos de la escuela vecina Carlos Marx.

Eric Araujo

Eric Araujo es economista y abogado, anarquista lógico, cofundador del MLM y primer libertario de México.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. No es suficiente que un gato cace ratones? Por qué esa costumbre, Eric, de disculparse de leer a un buen divulgador, como si fuera pecado? Yo creo que lo primero basta y sobra frente a tantos que ni comunican, ni les interesa comunicar (sólo ellos y sus obsesiones se entienden) ni nadie los toma en serio (conozco a muchos!). Fuera de eso, buen artículo, felicidades.

  2. Eric dice:

    No me disculpo, a mí Pazos no me gusta. Nunca fui su fan y de hecho me molesta que no citaba al menos en lo que yo leí. De hecho eso me molesta mucho más de lo que expreso en mi comentario porque siempre he pensado que debemos decir de dónde sacamos lo que decimos. En mi opinión, Pazos parecía sacarlo de él mismo cuando era eso falso. Esa es mi percepción. Leí varios artículos del Cisle, sí, y me parecían buenos. De ahí en más lo que pudo contribuir en mi percepción de las cosas, fue tal vez eso que expreso, que por primera vez tuve que ver un fenómenos desde dos puntos de vista antagónicos. También y eso es claro, el librito de pasos, que sí está feo, fue el primer libro que expresaba algo en favor del capitalismo. No puedo sentir vergüenza o algo así porque yo tenía 11 años y a mí Pazos ni me venía ni me iba. En la carrera obviamente no utilicé ni jamás tuve la intención, de citar en mis trabajos a un libro de Pazos, para comenzar porque los que yo le conozco son de divulgación y no académicos, además es claro que es inadecuado tomar citas de esas. Ojalá se leyera más y que lo conociera más la gente, eso no lo pongo en duda aunque yo prefiero por razones clarisisísimas a Mises, Rothbard, Huerta de Soto, etcétera, pues soy economista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial