El precio del Limón.

Recientemente se ha hablado mucho acerca del limón y de su “inexplicable” aumento en precio pero es bien sabido que esto se debe a que grupos criminales están pidiendo cuotas y deteniendo el producto. Inclusive Bloomberg publicó un artículo, titulado “Mexican Mob Holds Margaritas Hostage”, hace unos días en el que habla del problema de los grupos criminales y de cómo afectan a la economía. Por otro lado vemos las acciones por parte del gobierno por detener el problema a través de la imposición de precios techo para el precio del limón y de sancionar a vendedores que lo vendan más caro en vez de tratar de resolver el problema de raíz que es la delincuencia.

Entra la Profeco.

No quisiera dudar de las “buenas intenciones” de la Procuraduría Federal de Consumidor pero dudo mucho que Clausurar 14 locales, a inicios del presente mes, por precios abusivos sea realmente una acción en “defensa y protección del consumidor”. Me extraña que, siendo la entidad que es, no comprenda cual es el motivo y la razón de ser de los precios.

Las personas en sus interacciones definen cuáles serán los precios que se van a pagar y no es que “se utilice al principio de la oferta limey la demanda para abusar y afectar la economía de los consumidores” como dice la procuradora Lorena Martínez Rodríguez sino que es ese mismo principio y los cambios en la oferta (la cantidad y precio al que los vendedores están dispuestos a vender sus productos) y la demanda (la cantidad y precio al que los compradores están dispuestos a pagar por un producto) lo que hace que los precios suban o bajen.

Por ejemplo, yo puedo abrir mi tiendita y vender limones a $1000 pesos pero ciertamente esto no será bueno para nadie ya que seguramente mi negocio quebrará porque el mercado ha establecido un precio muchísimo más bajo en base a la oferta y la demanda. En otro caso, si yo quiero dar mis limones a $1 peso el kilo, seguramente me quedaría sin limones porque no hay los suficientes limones para satisfacer la demanda de limones a ese precio. En el mismo caso, no existe “precio justo” para los bienes económicos pero estoy seguro de que si no hubiera subido el precio del limón nos hubiéramos quedado sin limones en nuestra cocina.

Los precios son producto de las interacciones entre personas buscando satisfacer sus necesidades, no existen “precios justos” solamente existen precios que reflejan los fenómenos de escasez y utilidad  de los recursos económicos.

En fin, lo “bueno” aquí es que esos 14 locales que fueron clausurados no podrán vender limones (reduciendo aún más la oferta) y los que compraban anteriormente ahí tendrán que buscarlos en otro lugar a un precio igual o más caro.

Please follow and like us:

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial