¿Sistemas peligrosos? autodefensa y democracia

Cuando me invitaron a defender el surgimiento de las comunidades de autodefensa para el blog de Nexos, pasé un buen rato pensando cómo vender el argumento libertario de la mejor manera. Pensando en los errores y consejos que traduje hace poco, decidí presentar la versión más light del argumento. No hablé de justicia privada ni sobre el derecho legitimo a portar armas de fuego (para todos por igual en zonas rurales y urbanas).  Me limité a defender el surgimiento de grupos de autodefensa como algo legítimo, que no implica per se la traición de los principios compartidos por el público en general. Ahora me arrepiento un poco, sobre todo luego de leer la nota de Leo Zuckermann al respecto.

Zuckermann señala tres problemas con relación a grupos armados de autodefensa: (1) el clásico quis custodiet ipsos custodes?”, ¿quién vigilará el actuar de estos cuerpos?; (2) ¿qué tal que los compran o corrompen?, y (3) ¿cómo nos deshacemos de ellos cuando ya no los necesitemos? Respondo con la siguiente pregunta ¿de qué manera un Estado democrático liberal y moderno es ajeno a estos problemas? Por eso aprovechare esta réplica a mi mismo para poner el dedo en la llaga con espuma en la boca y cuestionar la supuesta superioridad moral desde la cual como ciudadanos modernos nos apegamos ciegamente a la idea de la universalidad del Estado de Derecho.

Argumentar en nombre de la universalidad del Rule of Law por el simple hecho de ser “nuestro” Rule of Law es tan autoritario como argumentar por la existencia del Estado sólo por ser Estado. Esto es caer en un positivismo que legitima todo el sistema legal y coercitivo con base en el proceso. Si el proceso es bueno, y considerado por todos justo, el resultado será justo.

La crítica de los liberales demócratas como Zuckermann supone, quizá con alguna razón, la superioridad del sistema democrático mexicano frente a sus alternativas de usos y costumbres y/o demás instituciones que puedan surgir en un fenómeno heterogéneo. Superioridad relacionada teóricamente tanto con el método democrático como  con el respeto a los Derechos Humanos. Pero aquí está el libertarismo para recordar que, como decía Herbert Spencer, el voto y los derechos políticos han demostrado ser un mal instrumento para garantizar nuestro derecho a la vida, libertad y propiedad.

Lo que quiero decir es que somos hipócritas, cuando menos, al señalar con el dedo a las comunidades que han propuesto sus sistemas de seguridad y justicia. De manera moderada me refería a ello cuando finalizaba la entrada invitando a comparar y debatir los principios legales en cada sistema, incluyendo el “oficial”. La diferencia está en que el libertario ve en la democracia el mismo autoritarismo que el liberal ve en los usos y costumbres.

Si, en algunas comunidades existen prohibiciones al consumo de bebidas alcohólicas y en algunas se considera un el tráfico de droga como un delito grave, comparable con el asesinato y el secuestro. Para algunos esto parecerá a todas luces barbárico. Pero les recuerdo que vivimos bajo la represión de un Estado ángel de la guarda que arrastra sus propios usos y costumbres: que pone impuestos estúpidamente altos a productos que considera su población no debería consumir y eleva a delito federal la venta de sustancias consideradas non gratas. De un Estado que se cree hada madrina y se dedica abierta y popularmente a adueñarse de recursos naturales y del producto de nuestro trabajo en un afán mesiánico para erradicar la miseria del país.

Sucede lo mismo si juzgamos bajo el lente de la corrupción, la incapacidad de investigar y aprender a los verdaderos culpables, y la necesidad de controles para los controles. Crítico lo mismo que algunos, pero en todas direcciones, muchas veces “nuestro” sistema legal no difiere en fondo si en grado, un grado que se volvió aceptable en algún punto. Aprovechemos para tener un debate sobre instituciones y respeto a la libertad en serio.

Me parece intelectualmente deshonesto criticar las barbaries de los usos y costumbres desde el liberalismo que es incapaz de criticar el socialismo de nuestra Constitución y el paradigma colectivista que ha dejado la protección de la vida, la propiedad y los derechos individuales en un segundo plano. Pero todo esto estará ausente en el debate público. Se hablará, como lo hicieron los liberales ante el embate multicultural a fines de los 90, de que hay una deuda histórica con las comunidades que ahora sufren de la marginación en la que los tiene el Estado[1]. Ahora, éste no sólo debe invertir más en programas sociales para solucionar “de fondo los problemas del país”, también debe armarse más, e invertir más dinero en agentes de su Ley, vayan abriendo la cartera y cuidando sus libertades. Perdón si no me emociono.

@menosgobierno

[1] Debo reconocer que desconozco la postura de cada grupo armado que ha surgido. Encontré un estudio que argumenta que en Guerrero las dinámicas no son separatistas o aislacionistas, sino que buscan la cooperación del gobierno. Espero encontrar casos más libertarios, que no sean meros jugadores de este juego que crítico donde todos roban a todos con base en el voto, que no busquen llamar la atención un poco para pedir parte del botín.

Please follow and like us:
error

Esteban

Minarquista de Mercado. Politólogo e Internacionalista por el CIDE, Ma. en Economía Política por King´s College London. Moderado entre los radicales y radical entre los moderados. Interés en filosofía moral y política, historia de las ideas, y análisis institucional. Yo también estuve allí cuando nació el MLM. @menosgobierno

Podría también gustarte...

2 Respuestas

  1. 2014/01/14

    […] de la violencia que “legítimamente” debe ejercer un Estado. Además de otros temas como la hipocresía del Estado de Derecho democrático, el derecho moral a portar armas, y su consideración como […]

  2. 2014/11/03

    […] En el sitio del MLM se han compartido varias entradas acerca de la lógica del derecho a la autodefensa y sobre las armas en sí, así como de su utilidad para combatir al crimen organizado y […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial